viernes, 17 de diciembre de 2010

"Salió un claro entre las nubes, hemos vuelto a ver el sol... "

Parece mentira que ahora al tiempo le dé por ponerse de un irónico perdido y salga el sol, precisamente hoy.


En fin, tras dos semanas de hielo, nieve y, por supuesto, duras y arduas jornadas de estudio, ayer tuvo lugar mi último examen del cuatrimestre (Introduction to Database Management, que es fácil si uno no se dedica a tocarse los cojones el ombligo como yo). Tras época de exámenes me reafirmo en lo que ya tantas veces he dicho. Estos noruegos están como cabras. Pero no dejan de ser curiosos.

El examen de noruego fue en una iglesia. Con su altar, su cruz en lo alto, sus panfletos propagandísticos con niños de todas las razas en la portada sonriendo por la felicidad de saberse cristianos y libres de pecado, ... su todo. Surrealista cuanto menos.

El de ayer, en cambio, fue en un pabellón deportivo. Unas 500 personas examinándonos de 5 asignaturas distintas con patucos de plástico azul para no estropear el parquet. Una verdadera lástima no poder descojonarse a gusto cuando uno está solo.

Por supuesto, eso de que los profesores hagan acto de presencia en los exámenes aquí no se estila. Se conoce que aquí se dedican a buscar tareas para tener ocupados a los jubilados (lo cual no lo veo mal) y los meten allí, a controlar el percal y a acompañarte al baño en cualquier momento del examen que lo necesites. Igual de curioso que la costumbre, tradición casi, que tienen los noruegos de llevarse comida a los exámenes para matar al gusanillo. O más bien gusanazo, para algunos. Y en esa tesitura acabas. No sabes muy bien cómo, pero ahí estás. En un gimnasio, con tus patucos calzados, con los ojos hinchados y ojerosos, rodeado de abuelos, observando como el pelopincho de dos mesas más allá mira con el rabillo del ojo su tupperware de filetes, y levantando la mano cuando el abuelo jefe dice con voz de tenor: ¿"inglish"? ¿Qué estás haciendo con tu vida, Emilio?

Al menos ya empiezo a saborear las primeras horas de la que será mi primera navidad sin exámenes. Me doy envidia hasta a mí mismo.

Y ahora... la cama sin hacer, una montañ... espera, cambio a inglés...

[Ejem, ejem...]

And now an unmade bed and a mountain of messy clothes on it. Another mountain on the armchair. A carpet full of shit and my suitcase open in the middle of the room. The suitcase looks at me. I look at her. We look at each other... Neither know what to say. I'm not exceedingly good in this stuff.

The first part of our Erasmus has come to the end. After four months, one week and six days, I'll get to Spain tomorrow to enjoy family, friends and my grandmother's gastronomic luxuries.

I said goodbye to many people who will not return in January. Same match today. Too many people at one stroke. I'm not exceedingly good in this either. The "Tomorrow will be another day" never had less meaning.. It's not time to dive into all that entropy of nostalgia, photos, songs, videos and other shit (good shit), but thanks to each and every one of you for completing all the hidden stories behind this blog. For making me learning more each day. From the heart, thank you. And see you soon in "rainland", "homemadebeerland", "fjordland", "fuckinnorwegianpeopleland", ... also known as Bergen (or wherever you want).

Soundtrack | Rockin' in the free world - Pearl Jam

1 comentarios:

Sibila dijo...

Grande, muy grande esta entrada XD Me he reído mucho con tus exámenes surrealistas, quizás porque en el fondo me siento identificada, yo también he tenido toda clase de entregas y correcciones en público surrealistas, además de que mi profesor de Proyectos es clavadito a John Travolta (en "Grease", digamos que es el primo feo de Travolta, pero mola XD), y el del seminario acabó el jueves la clase dándonos una disertación sobre el canibalismo. Aparte de eso, las cosas son muy normales XD El lunes vuelvo a casa y se me hace muuuuy raro.

En fin, un abrazo et Joyeux Noël! :)

Publicar un comentario

 
Free counter and web stats